14 de octubre de 2007

Palabras

Bueno, vamos a ver, voy a perderle el respeto al vacío. Que ya no recuerdo ni a este, ni a su parte contraria. No recuerdo la estructura con la que el conocimiento se formó, o deformó. Ni como se perdieron muchas en un tanque sin salida, presionado por la información por todos sus flancos.

Y… ¿Cuál era?, ¿qué busco?, ¿de qué hablo? … Preguntas sin respuesta. No lo sé, no me pregunto nada para llegar a ningún fin. Hoy no se qué busco, o si pero no me apetece.

Y es que, la emociones, se transmiten más que nada, con algo más que gestos y la imagen. Tendemos siempre a transformarlo todo en palabras,a darle un nombre a todo, a etiquetar todo lo que encontramos a nuestro paso. En un intento de ordenación del mundo, caemos en el error de trastocar lo intocable. Un empeño de clasificarlo todo, como un diccionario, de la A a la Z,. Vamos poco a poco llenando un estante, con varios archivadores, llenos de carpetas con términos nuevos, y dicen que el lenguaje, es lo que nos diferencia de los que no lo poseen, pero en ocasiones, llega a cansarme el intento de ser correcto. Es decir, no habrá falta de coherencia en mis palabras por no tener ese orden absurdo del lenguaje. Qué importan las palabras? Seguiré sintiendo igual, ¿no?

Qué importa como sea, cómo o cuánto diga al respecto de ciertas situaciones…

Es nuestro empeño en hacer un poco más humanas las cosas que no llegamos a entender, de convertirlas en palabras. Quizás porque nos hemos convertido en auténticos borricos y no sabemos almacenar imágenes, gestos o miradas..

Somos totalmente absurdos en la mayoría de nuestros actos, un empeño de seguir haciendo las cosas pensando en el cómo decir, y digo decir porque no sabemos transmitir con solo una buena actuación improvisada, buscamos siempre palabras para apoyarnos en el lenguaje verbal. Nos hemos vuelto locos, definitivamente, lo estamos.

Y es que debería ser un 50% de ambas cosas, por un lado, ese lenguaje verbal, y por el otro, el porcentaje restante, complementarlo con otro tipo de cosas, la entonación, un gesto, la mirada o un movimiento en la boca.

Somos perfectamente limitados por ese concepto de conocimiento que tenemos, el de transformarlo todo, a palabras. Porque no entendemos las cosas de otra forma, no vemos más allá. Faltos de originalidad, e incluso de eso que llamamos vocabulario, que forma parte de ese lenguaje.

Pero así somos, no podemos cambiar el sistema, ni el a nosotros, somos esclavos del lenguaje, algo que debería ser un rasgo de diferenciación de la raza humana se ha convertido en un lastre, un defecto o una virtud. No sirve para por ejemplo, llegar a entender esto que ahora lees, porque sería imposible la expresión de algún otro modo, pero a la vez, nos limita a entenderlo sola mente de una manera y a no manejar dos lenguajes a la vez. Nos limita a ser más simples cada vez.

Porque solo hay una forma de ver las cosas, y esa forma es la de cada uno, porque no damos cabida a múltiples puntos de vista dentro de nuestra propia mente. Y a día de hoy, con las nuevas comunicaciones, cada letra se entiende de una manera, de una distinta cada vez. Dependiendo de múltiples factores. Unas veces, con humor, otras con odio y malas intenciones. Pero esto porque pasa, porque las palabras son las mismas, y las letras no vienen pintadas en sangre en el segundo caso. Esto es porque influye el estado anímico de nuestra mente, la gestora del conocimiento y creadora del mismo, eso significa, que otra vez volvemos a estar encerrados en un tanque.

Uno entiende, el emisor, otro intenta entender, el receptor. Y no, no me he vuelto loco todavía. Pero, piénsalo tu bien ahora al leer esto. Tu has tenido que volver a pensar, tu has tenido que hacer un intento para entender de una manera u otra la frase, pero yo se perfectamente que quiero expresar.

Y es en ese intento morimos todos, en el de intentar entender y sincronizar la razón con el corazón y la voz con las ideas.

Complicamos nuestra propia existencia, retorcemos nuestro propio saber, estrangulamos al conocimiento y la inteligencia, poco a poco. La racionalidad, el progreso van en decadencia, y aún así, le echamos narices para decir que somos, que pensamos, que…

Somos auténticos personajes de circo, marionetas, actores de una vida irreal que otros forman, al fin y al cabo, nosotros mismos. Limitamos al saber, y a nuestro propio intelecto por no dejarlo conocer lo que el quiere, sino lo que nosotros queremos. Pero donde discernir entre él y nosotros. Entre la inteligencia y la sabiduría. Entre el tiempo y el espacio. La ignorancia del saber, es llegar a conocer que no sabemos, o era al revés, y es eso realmente la inteligencia…

No se, no pienso, no conozco, no intuyo, no deseo ni alimento irrealidades.

No puedo pararme a pensar, como todo se convierte en algo que funciona al revés de que como yo lo puse en marcha. Y dónde cambia su sentido, o la dirección, porque esto es mucho peor, porque si aun así, volviese otra vez hacia mí, ….no estaríamos mal del todo, pero no, esto acaba en donde ya nadie va a gestionar nada. Donde nos anulamos a nosotros mismos, por no saber entender, por no preguntar, por no cuestionarnos otro tipo de cosas.

Y con esto, no cuestiono a nadie ni nada, simplemente empiezo por mí, porque hoy si me apetecía darle una vuelta al coco. ¿O tampoco he llegado a entender ni lo que yo mismo deseo expresar? Puede ser…puede que no, puede…ser que el poder no exista, ni siquiera esto que has leído… O exista solamente en nosotros..O si en mi mente, y no en la tuya… Porque por mucho que digas, o me digas al respecto de lo que has llegado a “entender” de todo esto, nunca sabré de que manera realmente lo hiciste.

10 comentarios:

Mario M. Relaño dijo...

Muchas veces, sólo es necesario tomar el papel y el lápiz y dejar que fluyan las palabras. Más tarde, quizás ni tú mismo entiendas lo que escribiste, pero hoy, ahora, nació eso de ti. Quizás sólo para ti, o para mí, o para ella o todos esos, pero sentiste esa necesidad de decirlo.
Saludos.

luciebryce dijo...

Por el amor de dios, que cosas de la vida: justamente ayer colgué en mi blog un tema de vega que compuse hace eones y que vendí a los de muxxic que tiempo después utilizaron para su album (el primero) y hoy, viendo tu coment en la web de planeta finito, encuentro esto. Y por cierto, un blog genial. Me lo he pulido de una sentada. Realmente fantastico.

Un abrazo y merci por este ratito.

Lucía.
www.luciebryce.blogspot.com

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Lo lindo de tener blog es podernos expresar con "desnudez". Un explayarse y exteriorizarse con naturalidad.

Un abrazo cálido!

FJ.MJ dijo...

Que pasa tio, que tal.

Vi tu comentario en el blog, y claro, no hay problema alguno. Mi dirección de mesenger es la que aparece en la columna derecha del blog.

Por cierto, hay un post reciente sobre Vega.

1saludo

La Caja de Sorpresas de Carmen dijo...

Las palabras, los gestos, las caricias, las miradas, los abrazos...una forma de comunicarse y relacionarse el ser humano.
Exprésate en cada momento como lo sientas.
Un abrazo Jose.

valeLost dijo...

sabes... me identifica mucho tu texto...

el principio fue lo mejor... lo del vacío...
ese vacío al que no se debe temer,
que muestra la grande que podemos ser, lo grande que somos...
porque de otra forma, al intentar taparlo, no sentirlo, no verlo cara a cara se cae en el conformiso que desemboca en todo lo que dices despues...
encasillar las cosas, buscar palabras, hablar por hablar, pero sin decir nmucho, o casi siempre diciendo nada...
pero mas que caer en la desesperación... esto conmueve, a empezar por casa... luego no esperas llenarte ni llenar a los demas... luego quieres mas... mientras mas te acercas, el vacio se hace mas evidente, ya que vas tomando conciencia de la grandeza. a la que estamos llamados...
se puede huir claro, porque te preguntas... que me pide? que quiere o espera de mi¿?-- y sabes la respuesta, la sabes.. pero no quieres verla...
justo me pillo con tu blog, cuando estaba pensando esto... y quizá tambien tratando de huir...

saludos!!
nos vemos!!

valeLost dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FJ.MJ dijo...

Hola tio, que tal.

Espero que vaya todo ok, pues el otro dia no se que pasó con el msn, te caerías o algo.

¿Que te pareció el concierto de Vega?

Por cierto, el blog aquel que contenía el post sobre el tema "Mi habitación", ha suprimido ese post, pues le hice un comentario en dicho post y volví hace unos días para ver la respuesta y ya no estaba, así que mo se que rollo raro hay por ahi.

1saludo

joserro dijo...

Qué razón llevas tío. Tendemos a etiquetar todo, a materializarlo en palabras o gestos o imágenes, y así le hacemos perder parte de su magia. El ser humano es igual de impredecible que fascinante. Ese es uno de nuestros fallos. Que la V nos acompañe!!

Anónimo dijo...

estaba una tarde sentado en la mesa de un café, no había mucha gente, unas cuantas mesas ocupadas principalmente por parejas. Acabé de leer el periódico, y empecé a observarlas. Es curioso como el lenguaje gestual puede ser mucho más significativo que las palabras. Ese dia me di cuenta que una mirada, un roce de manos, una leve sonrisa dicen más que un "te quiero", o un "perdóname". Me dí cuenta tarde. Yo estaba sentado solo.
un beso desde miranda